preparando a los predicadores del mañana
...preparando a los predicadores del mañana
Estatutos de Fe

Lo que creemos...

De las Escrituras

   Creemos que la Palabra de Dios, la Biblia fue escrita por hombres que fueron inspirados por Dios. Creemos que la Biblia es la verdad, sin ninguna mezcla de error, y por lo tanto ésta perseverará hasta el fin de las edades. Creemos que la Biblia es la completa y final revelación de Dios al hombre, el centro de la cristiandad  y  el único código de conducta por el cual el hombre se pueda regir. Creemos que la Biblia se compone de 66 libros, de Génesis a Apocalipsis, los cuales se mantienen tal y como fueron escritos. Creemos que la Biblia no sólo contiene la Palabra de Dios, sino que ES la Palabra de Dios.

 

Del Dios Verdadero

   Creemos que hay un solo Dios, Único, Dios viviente y verdadero, un infinito e inteligente Espíritu, el Hacedor  y Supremo Gobernador del cielo y de la tierra, inexpresablemente glorioso en Santidad y Digno de todo honor, confianza y amor; Que en Él hay tres personas- el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo- iguales en cada divina perfección y obra, pero armoniosamente unidos en la obra de la redención.

 

Del Espíritu Santo

   Creemos que el Espíritu Santo es una persona Divina, creemos que es de la misma naturaleza que el Padre y el Hijo de Dios; que como persona Divina en la Trinidad estuvo activa en la creación, que en relación con el mundo incrédulo Él convence al mundo de pecado, de justicia y de juicio. Creemos que lleva adelante  la verdad del Evangelio en la predicación y en el testificar; creemos que es el Agente en el nuevo nacimiento; creemos que sella, guía, enseña, testifica, y es de ayuda al creyente.

 

Del Diablo o Satanás

   Creemos que Satanás una vez fue santo y disfrutó de los honores celestiales, pero que el orgullo y la ambición de ser como el Todopoderoso hizo que fuera echado del cielo él y sus ángeles.  Creemos que ahora él es el príncipe de las tinieblas y de la potestad del aire. Creemos que es enemigo de Dios y de Jesucristo, el acusador de los santos, el autor de las falsas religiones, el líder de toda apostasía, el señor del Anticristo, el autor de los poderes obscuros; creemos que está destinado a una derrota final por el Hijo de Dios, y que su fin será eterno en el lago de fuego, un lugar preparado para él y sus  ángeles.

 

De la Creación

   Creemos en el relato de Génesis  y lo aceptamos literalmente, no alegóricamente ni figurativamente; creemos que el hombre fue creado a la imagen de Dios; no creemos en la teoría de la evolución.  Creemos que todos los animales y la vida vegetal fueron hechos de manera directa por Dios; y creemos que Dios estableció la ley de que tanto el hombre como la vida animal y vegetal se debe de reproducir cada uno ‘Según su género’

 

De la caída del Hombre

  Creemos que el hombre fue creado en inocencia bajo la ley de Su Hacedor, pero que por voluntad propia pecó y desobedeció a Dios; por esta causa cayó de su estado de inocencia, y en consecuencia, todos fuimos hechos pecadores. Por lo tanto la humanidad está bajo justa condenación sin excusa.

 

Del Nacimiento Virginal

   Creemos que Jesucristo fue engendrado del Espíritu Santo de una manera milagrosa; creemos que nació de María, una virgen. Creemos que el nacimiento de Jesús fue diferente al de cualquier otro hombre o mujer; Creemos que Él es el Unigénito Hijo de Dios y Dios Hijo.

 

Del Remedio del Pecado

   Creemos que la salvación para el perdido es por la pura gracia a través del oficio mediador del Hijo de Dios, y quien de forma voluntaria, tomo sobre sí mismo nuestros pecados -Aquel que no había cometido pecado, llevó sobre sus hombros el pecado de todo el mundo-. Creemos que el Hijo honró la ley Divina a través de su obediencia personal. Creemos que el Justo murió por el injusto, que Cristo llevó nuestros pecados sobre su propio cuerpo en el madero, creemos que El fue muerto y sepultado, pero creemos que fue resucitado de entre los muertos y que ahora Él está en el cielo. Creemos que Él es el Único Camino a la salvación y el Único Suficiente Salvador.

 

Del Nuevo Nacimiento

   Creemos que el pecador debe de nacer de nuevo para ser salvo. Creemos que el nuevo nacimiento es una nueva creación en Cristo Jesús. Creemos que el nuevo nacimiento es instantáneo, no un proceso. Creemos que en el nuevo nacimiento uno muere a sus pecados y viene a ser participante de la naturaleza divina y recibe vida eterna, el don gratuito de parte de Dios. Creemos que el hecho del nuevo nacimiento está mas allá de nuestra comprensión, y que éste se da no por cultura, ni por carácter, o por voluntad humana, sino simplemente por  el poder del Espíritu Santo en conexión con la Divina verdad; de esta manera asegura nuestra obediencia voluntaria al evangelio. Creemos que el nuevo nacimiento, evidencía en la persona los frutos de arrepentimiento y fé de una vida nueva.

 

De la Justificación

   Creemos que el grandioso Evangelio con el cual Cristo da plena seguridad a aquel que cree en Él, es la justificación; creemos que la justificación incluye el perdón de pecados y el don de la vida eterna. Creemos que Su Justicia es imputada en nosotros, no en consideración a alguna obra de justicia que hayamos hecho, sino solamente a través de la fe en la Sangre preciosa del Divino  Redentor.

 

Del Arrepentimiento y Fé

   Creemos que el arrepentimiento y la fé son solemnes obligaciones y también gracias inseparables en nuestras almas como frutos del Espíritu Santo. Estamos profundamente convencidos de nuestra culpa, peligro, e impotencia y creemos que el Único Camino de Salvación es Cristo Jesús. Creemos en que debemos volvernos  a Dios con un corazón contrito, confesando nuestros pecados y suplicando por misericordia - y a la misma vez, recibiendo al Señor Jesucristo y de una manera pública confesándole a El cómo nuestro Único y Suficiente Salvador.

 

De la Iglesia

   Creemos que la Iglesia de Cristo es una congregación de creyentes bautizados y asociados por un pacto de fe y comunión en el evangelio. Creemos que la iglesia observa las ordenanzas de Cristo, es gobernada por Sus leyes, y ejercita los dones, derechos y privilegios otorgados por Su Palabra. Creemos que sus oficiales son los pastores, ancianos y diáconos ordenados, aquellos que fueron calificados para tal tarea tal y como lo establece la Palabra de Dios.

Creemos que la verdadera misión de la iglesia la encontramos en La Gran Comisión: Primero, hacer discípulos de manera individual; segundo, edificarlos  en la iglesia; tercero, enseñarles e instruirlos como Él lo ha mandado. Creemos en que la iglesia debe de tener gobierno propio. Creemos que la iglesia debe de estar libre de toda interferencia e injerencia de individuos u organizaciones. Creemos que el Superintendente General de la misma es el Señor Jesucristo a través del Espíritu Santo. Creemos que es Escritura que las iglesias cooperen unas con otras en la tarea de contender por la fé y el entendimiento del evangelio.

 

Del Bautismo y la Santa Cena

   Creemos que el bautismo cristiano es por inmersión en agua, y que se debe de hacer en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, con la autoridad de la Iglesia local. Creemos que el bautismo es una forma pública, hermosa y solemne de mostrar al mundo nuestra fé en el Señor Jesucristo, así como nuestra muerte al pecado y resurrección a una vida nueva. Creemos que el bautismo es un tipo de la muerte, sepultura y resurrección de nuestro Amado Señor. Creemos que el bautismo es un pre-requisito para los privilegios en la relación con la iglesia, así como para tomar la Santa Cena. La Santa Cena es una ordenanza del Señor, y en esta, los miembros bautizados, participan  del pan y el vino en conmemoración del profundo amor de Cristo; La Santa Cena debe siempre ser precedida  por una solemne auto-examen personal.

 

Del Justo y el Impío

   Creemos en una esencial y radical diferencia entre el justo y el impío.

Creemos que la persona viene a ser justa solamente a través de la fé, la justificación en el nombre del Señor y la santificación por el Espíritu de nuestro Dios. Creemos que el impío es aquel que permanece en continua impenitencia e incredulidad, y creemos que éste, a la vista del Dios todopoderoso está bajo maldición. Creemos que la distinción entre uno y otro después de la muerte, será la felicidad del justo, y la condenación y sufrimiento eterno para aquel que permaneció en sus pecados.

 

De la Resurrección y la Segunda Venida

 

Creemos y aceptamos los hechos que las Sagradas Escrituras nos presentan sobre la resurrección de nuestro Señor Jesucristo. Creemos que Cristo resucitó corporalmente ‘al tercer día de acuerdo a las Escrituras’ que ascendió a los cielos y que ‘está sentado a la diestra de Dios’ y ‘que éste mismo Jesús que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo’ – corporalmente, personal y visible- ; que ‘los muertos en Cristo resucitarán primero’  y que  los santos que aún vivan ‘en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta, y los muertos serán resucitados’  creemos que ‘El Señor Dios le dará el trono de David su padre’ y que  Dios va a ‘poner a sus enemigos bajo sus pies’.